Hoy es jueves y día 13 de junio del 2.024

 

Hoy es jueves y día 13 de junio del 2.024. Y hace un día espléndido, de calor al sol pero a la sombra uno se encuentra fresquito y agradecido. Si yo estuviera sudando la gota gorda, no diría lo mismo, pues mi debilidad principal en esta vida o mi talón de aquiles, es que no soporto el calor y con el paso de los años, mucho menos. Y sé que hay torturas peores y sé que las hay porque no son difíciles de entender, pero la mía, mi tortura, es el calor del sol o el calor inhumano en una noche de verano. Pero no voy a repetirme más con la descripción de esta debilidad tan mía y porque ¿a quién coño puedo yo reclamar?. ¿A todos los humanos y por joderlo todo tanto?. ¿Al dios sol por darnos calor e iluminarnos?. Aún encima que de momento es gratis y porqué no tardará mucho tiempo en que venga algún capullo capitalista y nos dirá, que el sol es suyo y que él se lo compró a dios o a quién sea. Pasará lo mismo con al aire que respiramos y porque ya está pasando con el agua. El libre mercado trae esas cosas y siempre hay algún listillo que se apropia antes que los demás, de una propiedad comunitaria y que por ser un bien para todos, nunca debía tener un precio.

Aunque lo que realmente me cabrea, es que llegue un momento en que se contemple la posibilidad de que se cobre por la luz de la luna. Y entonces, apaga y vámonos y a otro cosmos y a otro universo. Ésta sociedad en la que estamos viviendo se asienta sobre la pasta y si la hay, todos contentos pero si no la hay, unos saldremos más jodidos que los otros y es más, estos otros que controlan la pasta, la multiplicarán por 100 y a base de asfixiar a los que tienen menos. Primera ley capitalista, versículo 1, segundo apartado. A mí de vez en cuando me entra la vena capitalista y en alguno de mis sueños me veo todo un señor con pasta gansa, montado, sobrado, rodeado de mayordomos que me comen la polla. Lo siento por el gremio de mayordomos, pero el capitalismo es así. Me cuesta verme con un coche de gama muy alta y menos que lo conduzca un chófer. Y lo del barco o yate, ya ni hablemos y porque me entra mareo solo pensarlo. Quizá la casa sería mi principal tentación, un caserón mantenido por todo un séquito de sirvientes y con un jardín que te cagas patas para abajo, con un gran estanque en el medio o mejor, un puto lago y todo repleto de toda la variedad de flores que os podáis imaginar. Por tanto, un gran invernadero si tendría y allí pasaría varias horas del día. También, habría un laberinto ajardinado y para que nadie me encuentre. Por lo demás, poca cosa más...una piscina de agua caliente, un gimnasio, 20.000 fuentes y en una esquina de ese inmenso jardín, pondría el panteón familiar y para ser enterrado en mi propio jardín.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda