¡NO PASO FRÍO!

 La poesía se cuece a fuego lento dentro de mis entrañas,
es embrión durante el duro invierno
y brota como una loca cuando la primavera explota.
En verano
languidece como la fruta demasiado madura,
y al llegar septiembre
se enternece entre espigas de maíz verde amarillento,
mientras y al mismo tiempo
la uva se hace vino
y el vaho de la mañana
se condensa en gotas blancas de escarcha.
Somos lo que somos
y gran parte de mí son septiembres
y algunos trozos de octubre,
soy la luz lánguida del otoño
y la tristeza alegre de aquél invierno.
No hay nada por olvidar
cuando sientes lo que tocas
y cuando el olor te transporta al más allá de lo que sientes.
En la primavera siempre tiemblo de pura impaciencia,
en el verano sudo por estar condenado a sudar
y en el otoño me recojo en mi pozo y allí, gozo
y en el invierno
me entretengo con el fuego de mi chimenea.
Y de verdad os lo digo
en invierno... ¡no paso frío!...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda