UN DÍA DECIDÍ...

 Un día decidí...
que tenía que cambiar mi vida,
y lo hice y ¡coño! si lo hice,
no sé muy bien como, pero lo hice,
y de repente mi vida giró 180º
y a la velocidad del sonido
y el sur de convirtió en norte,
y las amaneceres cambiaron de colores,
había más luz, mucha más luz,
había más detalles, menos sombras,
había más pinceladas de azul intenso,
fue como despertar dentro de un hermoso sueño,
yo cabalgando en un caballo blanco
y al fondo y en lontananza un deseo,
un viejo deseo,
¡tener las riendas de mi vida!.


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda