VIAJE


Cuando yo era un chaval...
era un saco de orgullo todo seguro.
Cuando me hice estudiante...
era la viva imagen del entusiasmo.
Cuando me hice adulto...
empecé a tener mis dudas.
Y ahora, que voy para viejo...
soy la suma de todo,
orgullo,
entusiasmo
y un buen puñado de dudas.
Pero en lo que no tengo ninguna duda,
es que este viaje al que he sido invitado
ha merecido la pena en todo su recorrido
y hasta que venga la muerte con su guadaña,
os puedo asegurar,
que seguiré sumando...






















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda