JAIME SABINES

Alguien me habló todos los días de mi vida al oído, despacio,
lentamente.
Me dijo: ¡vive, vive, vive!
Era la muerte.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda