UNA IDEA


 Claro que a veces me leo y me releo y me siento igual que nadie o que nada, pero otras veces (las menos) me siento grande y ya y como excepción a la regla, me siento extraordinariamente inmenso. Vamos que no quepo dentro de mí. Pero claro, son veces contadas, por lo demás soy una persona normal que busca su rumbo y tal como lo buscamos todos. Mañana es otro día y da igual como me sienta, mañana es mañana y no hago rima. Que nadie se tire de los pelos (los que lo tengan), porque hoy fuí al peluquero y para mantener a raya mis cuatro pelos. Y al uno, siempre le digo y como si ella no lo supiera y por no decirle al cero, total para lo que hay. Pero bueno y de paso, me equilibran las cejas y los pelos que me salen por la nariz y las orejas y así disimulo un poquito que me crecen los pelos que nunca he pedido que me crecieran. Quién va pedir que le crezcan los pelos de las orejas, los de la nariz y los de las cejas, pues nadie que tenga su cerebro en la cabeza.

Viejos somos y en viejos nos hemos convertido. Yo pediría una vida extra, pero creo que esa petición se la pediría cualquiera. Por tanto, no voy a pedir nada y lo que me den que sea bienvenido y lo que no me den, que les vayan dando por el culo. No vivo de sobras ni de restos. Yo vivo del aire que llena mis pulmones y de lo que me puedo llevar a la boca. Señores y señoras, la vida da muchas vueltas y quién sabe hoy lo que va a pasar mañana. Yo, en mis tiempos de infancia era de los que pensaba que el mundo se me iba a quedar pequeño y resulta que a medida que fuí creciendo el mundo fue creciendo conmigo y ahora me doy cuenta de que yo soy un parásito social que vive dentro del mundo. En gerneral los humanos nos hemos convertido en parásitos de la tierra y le chupamos su sangre como vampiros y la destrozamos porque nuestro destructivo no tiene límites.

A veces tengo la sensación de predicar en el desierto y de que mis palabras me las como yo y mi ombligo y que al resto de los mortales les preocupan otras cosas. Son cosas que pasan o que pueden pasar cuando llevas demasiado tiempo solo y eso no quiere decir, que me encuentre mal o deprimido y por tanto, que esté reclamando compañía. Yo de aquí a que la espiche, me veo solo y entonces lo que marcaría mi necesidad de otra o de otras personas, sería un tema físico, pues está claro que llegará un momento donde necesite apoyo físico. Mi idea utópica sería el darnos un apoyo mutuo, yo te ayudo y tú a la vez, me ayudas a mí. Claro que no todos envejecemos a la misma velocidad y por eso a veces, esos cálculos fallan y uno que estaba cojonudo, de repente pasa a estar en un estado lamentable (es un decir) y superdependiente. Pero bueno, ahí queda la idea y el porqué de esa idea y el como en realidad será esa idea, es un tema aparte.



















 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda