MEMORIA


 Me decía a mi mismo el otro día, chico te estás haciendo viejo y ya no eres aquél muchachito rubio, un poco tímido, reservado, silencioso y con mirada tierna que deambulaba de un sitio para otro, sin saber muy bien porque lo que hacía, pero de aquellas suponía que más adelante sabría el porque lo hacía. Y no fue así y porque más adelante, tenía otros porqués que no siempre eran coincidentes. Por tanto tengo en mis bolsillos un millón de preguntas que jamás fueron contestadas y es más, tendría que volver a ser un niño para realmente saber que preguntas me hacía. Bueno, las gordas las recuerdo, ¿qué es la vida?, ¿porque existimos? o ¿porque estamos destinados a tener que morir?. Pues ha pasado la friolera de 60 años (me figuro niño de 8 años) y las mismas preguntas siguen sin ser resueltas. Pues de las pequeñas preguntas que ya ni me acuerdo cuales eran, os podéis figurar un papel en blanco, pues ese papel en blanco está dentro de mi memoria. Nunca tuve una memoria prodigiosa y tuve una memoria de mierda y por no llamarle claramente, memoria de mosquito.

Memoria del día a día y llegada la noche ya no me acordaba de lo que había hecho por el día. Pero aún así y todo, fuí tirando por la vida. A veces mi deficit de memoria molestaba a alguna persona y porque como te pudiste olvidar de aquél día o de aquella maravillosa tarde que pasamos juntos. Más tarde estos lapsus de memoria, los fuí achacando al alcohol, pues yo fuí un bebedor empedernido, pero más tarde dejé de beber pero los lapsus de memoria siguieron existiendo. Yo creo que nací desmemoriado y gracias a que me fueron enseñando como ir memorizando, fuí dando pequeños pasos que al parecer fueron suficientes para ir tirando por la vida. Un gran esfuerzo tuve que hacer con mi carrera de medicina. Al acabar medicina tuve un gran problema con mis primeras asignaturas de la carrera, pues el olvido había vuelto por sus fueros.

Pero en esta vida todo se supera y si tienes poca memoria, pues te pasarás la vida repasando asignaturas y materias que a su vez fueron olvidadas. Y así con todo, con el amor, con los amigos, con los compañeros y conocidos, con las historias de una noche o de un día. Solo puedo decir, lo siento y lo siento mucho...pero repito e insisto, de las cosas gordas si me acuerdo y entre está el amor, los amigos y algún compañero...















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda