YO SÓLO CONTRA TODO

Y quién me dice a mí
que no levante mi mano
y diga 
¡aquí estoy yo!.
Yo solo contra todo,
con mi escudo de apariencia,
con mi voz entrecortada,
con mi túnica de seda suave,
y con mis antecedentes personales y penales.
Y yo, paupérrimo de mí,
yo que me he quedado solo,
pero no por ello, 
lloro,
ni pierdo el sentido
ni las ganas de vivir
ni siquiera la vergüenza me abraza
ni la nostalgia se convierte en mi obsesión.
Y me he quedado yo solo,
y yo solo contra todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda