Yo, no y ¿tú?

 

Supongamos que sí,

que todo es bello,

que el verano es maravilloso,

que la arena mojada es el espejo del alma

que tú eres divina y yo un pobre desgraciado,

supongamos por un momento

que existen los milagros

que dios es bueno

que el hombre es un ser humano

que el vecino de al lado es parte del decorado,

que al pasar dejamos estela

y alguien y no sé donde

se acordará de tus palabras,

bellas o no,

eso no importa,

porque puestos a suponer

¿quién puede decidir la belleza de las cosas?

yo, no y ¿tú?.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda