CABRONAZO

 

¿Como una persona, por llamarle de alguna manera, se puede pasar el día gritando y riñóndole a un niño pequeño, más bien es un bebé, que se defiende de ella con un lloro contínuo?. Pues ese panorama lo tengo cerca de mí y en uno de los pisos de enfrente. Y tan harto me tiene que a veces, hasta le contesto yo a sus gritos y como si yo fuera el puto bebé. En mis tiempos, ya muy lejanos, el que un adulto te echara una bronca desfasada o icluso que te cruzara la cara con unas sonoras bofetadas, no estaba mal visto y socialmente, estaba aceptado. Pero en estos tiempos, me entran ganas de cruzar la calle subir a su puto piso (que en concreto no sé cual es) y derribar su puta puerta y salvar al niño o bebé de semejante fiera agresiva. Mientras el niño sigue llorando a pulmón abierto y no me extraña. Y si es su madre, ¿porqué quiso tener un hijo? y ¿donde está su puto padre de mierda?, ¿estará en el bar todo escaqueado?...pues seguramente estará allí.

De repente todo se paró y no hay llanto de bebé y los gritos de la mujer fueron apagados por un hermoso silencio y yo no sé si dejarme llevar y empezar a relajarme y es que no me fío del todo y porque después de un silencio suele venir una tempestad. Pero de momento disfrutemos del momento de silencio que nos brindan el bebé y esa mujer. Y digo mujer en general, porque antes dije madre pero puede ser abuela o cuidadora o su tía o su prima y yo ¿qué carallo sé?. Así como al tío o tipo (padre, en este caso), lo veo claramente metido en el bar de la esquina y poniéndose fino a ginets (ginebra en vaso pequeñito que aquí se bebe de un solo trago), que rascan boca, lengua y esófago como si fuera un trago de salfumán y así después volver a su puta casa o piso y una vez alcanzado el nivel de cogorza necesario para que le importe una mierda los llantos del niño y los berridos de la mujer.

Los hombres somos así, diría el otro. Y ahora vuelvo a repetir, en mis lejanos tiempos esto era lo más normal del mundo mundial, pero también lo era, pegar a los hijos y a la mujer. Menos mal que evolucionamos, pero como podemos ver y comprobar, no todos evolucionamos al mismo nivel. Y siento decirlo tan claramente, yo no perdono a semejantes impresentables y a él, sobre todo. Machirulo, es poco decir. Cabronazo, lo define mejor.














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda