INQUISIDORES

 

Uno hace un millón de fotos y al final de todo, solo se queda con una. Pues lo mismo pasa con mi millón de escritos, pero eso sí espero poder quedarme con más de uno y que sean cientos. Labor dura la de escribir sabiendo que la mayoría de lo que estás escriendo será susceptible de ser tirado a la basura, pero así son las cosas y porque con cualquier tarea que quieras emprender te pasará exactamente lo mismo. Cojo de mi trabajo como médico y me pasa lo mismo, la mayoría son tonterías sin importancia, claro que de vez en cuando salta la liebre y te la meten sin vaselina. Y yo que empecé a escribir a los 56 años y tengo 68 y coño ¿me estoy quejando?... pues anda que ese que empezó a escribir desde pequeñito, llevará tiradas toneladas de escritos. Y el fotógrafo y el pintor y...

Claro que lo te va salvando, es que lees cosas de hace 12 años y a algunas les concedes otro margen de vida. Por tanto, no todo es oro lo que reluce pero tampoco todo huele a mierda y a podrido. Hay algo que siempre se salva de la quema y entonces es cuando te preguntas ¿no debió ser tan malo?. 12 años después, ya uno ha adquirido perspectiva histórica suficiente como para  decir, esto es una mierda o esto no está tan mal escrito. Pues escribir es de las pocas cosas buenas que me quedan. Andar, pasear, contemplar en movimiento y casi todo lo que signifique tener que mover mis piernas, para mí está casi totalmente vetado. Me lo impide mi "claudicación intermitente" ocasionada por tanto fumar. A los 500 metros me quedo sin fuelle o sin riego sanguíneo en mis piernas y tengo que pararme a descansar y para que se resuelva parcialmente el atasco de mi circulación sanguínea. Después, puedo caminar otros 500 metros y de nuevo tras ellos, tengo que pararme. Estoy impedido, que no paralítico y tengo cerebro y alma que no me cabe dentro.

Hoy leí que cosieron a críticas a la pobre mujer de Bruce Willis y porque ella se quejó en un momento de debilidad, que el tema era una carga muy pesada. Y el tema es que el pobre está jodido del coco y por algo degenerativo y claro ella, tiene que estar detrás de él y como si fuera un niño. Pues claro que tiene todo el derecho del mundo a quejarse y porque el tema debe de ser insufrible. Pero claro este mundo es inquisitivo y nadie se puede sentirse débil, flojo o asustado y más ante una situación tan difícil de ser llevada. Estos inquisodores que andan por ahí sueltos y que se sienten con el poder de decirte que está bien o mal lo que haces, después llegan a su santa casa y le pegan a la mujer y los hijos y lo peor de todo, es que después se duermen tranquilamente.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda