HOY...

 

Hoy estoy aquí dándole vueltas a donde coño tengo el coche. Tendré que acabar poniéndole un busca y porque van muchas veces que me pasa lo mismo. Y ahora estamos en pleno verano y con la que cae ahí afuera no me apetece nada embadurnarme de sudor, pues seguro que tendré que recorrer varias calles. La vida va bien, hasta que ella misma te dice, ahora no va a ir tan bien. ¡Y a joderse toca!. Al final el coche no estaba tan lejos y a veces llego a pensar que para eso tenemos la cabeza para comérnosla, porque manda carallo. Uno no sé considera estúpido hasta que lo es y una vez demostrado que lo eres, tu futuro será seguro y estable o establemente estúpido. Ahora mismo son las 2 de la tarde y tengo hecha media comida, me falta la otra media, pero con 20 minutos va que chuta y como comemos a las 3, que manda carallo (de nuevo) me puedo coceder el lujo de seguir escribiendo 30 minutos. Si la vida es corta y porque hasta ahora no he escuchado a nadie que dijera que la vida es larga, 30 minutos es una puta mierda. Hasta para el más deprimido la vida es corta, solo pasa que en un momento determinado de su proceso, a lo mejor quiere acortar aún más tanto sufrimiento y por eso piensa en suicidarse. Pero la vida en sí son tres pasos, son nacer y morir y por el medio transcurre el acto de vivir, que para algunos ha salido cojonudo (para los más optimistas) y para otros, ha resultado ser una mierda pinchada en un palo (para los más depresivos) y después estamos, los que hemos chupado de un lado y del otro y dentro de este último grupo, están los que están metidos en el mismo agujero y algunos miran al cielo y hay otros, que solo son capaces de ver la oscuridad del agujero.

Yo me considero más de los que están metidos en el puto agujero pero soy capaz de mirar al cielo. Por eso siempre tengo esperanza. Espero que algo salga mejor que peor, espero que alguien construya unas escaleras que lleguen al cielo (yo mismo, lo haría). Espero que mañana escampe. Espero que mañana sea un día mejor en todo. Soy profundamente optimista y muy poco realista. Prefiero ver la bondad de las personas, ahora bien si alguien me obliga a ver su maldad, que se atenga a las consecuencias. Cuando me visto de malo puedo ser un bicho mucho peor. Algunos se sorprenderían de lo malo que puedo ser. Aunque está muy claro, por mí que me den lo bueno de las personas y porque yo de inmediato, también le daré lo mejor que tengo. ¿Cariño y amor?...eso ya no lo sé, pero en principio sí, pero para dar yo cariño y amor de alguna manera necesito sentirme correspondido. Que no siempre pasa y das todo a esa persona determinada y resulta que para ella, has sido un buen amigo de apoyo y consuelo y punto y pelota. Y si se lo dices, te contestan: "¡Ay! lo siento, no me había dado cuenta de que te podía hacer daño" y va y se queda tan tranquila. Pues así, to no le doy mi cariño y amor a nadie o si se lo he dado, pues habrá que rectificar y decirle a la cara: "lo siento pero te tengo que mandarte a tomar por el culo". Y así y por fin, acabaremos todos contentos.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda