LAS MINORÍAS (2.016)

 Hoy está un día de bandera azul, precioso, tierno, brillante, amable, cariñoso, alucinante y un día como el de hoy, 22 de Julio de 2.016, tendría que estar como unos de los mejores días en el ranking mundial, aunque ya sé, que ahora mi mundo es muy pequeño y es tan pequeño como esta Isla de grande o sea, como una gran piedra en el medio del mar Mediterráneo. Pero como yo no vivo solo en esta Isla y además, siempre pueden las mayorías, me tendré conformar con señalar que el día de hoy es de los más grandes y por las horas de día y por el tiempo que hace. Y yo digo esto, pero la mayoría celebra que vienen las fiestas populares de los pùeblos de la isla y la importancia que para ellos tienen estos días de fiesta festiva, pues yo digo, que haga buen tiempo para que no se jodan sus fiestas. Le llaman, cuestión de preferencias mayoritarias.

Y como dije siempre, mis preferencias siempre serán minoritarias y yo lo prefiero así. No me gustan las mayorías, porque para llegar a ser mayorías tuvieron que haber cedido mucho y empezaron unos pocos convencidos, pero se dieron cuenta y porque no son tontos, que podían ser más y para ello fueron cediendo en lo que pedían y en su tiempo soñaban y así fueron más y bastantes más y hasta que se volvieron a dar cuenta que estaban muy cerca de ser mayoría...y empezaron con pactos y negociaciones y lo que era un punto imprescindible pasó a ser negociable y porque ya no había líneas rojas, ni amarillas, ni marrones y así llegaron a tener su amplia mayoría, pero de aquél programa inicial y por lo que empezó todo, no quedó ni su sombra.

Pues eso, que así son las mayorías, son acuerdos transitorios que no llevan a buen puerto y porque la cuestión cambió de rumbo y ese rumbo nuevo es conseguir esa mayoría por encima de todo. ¡Hombre! tampoco rechazo las mayorías conseguidas con las cuestiones y planteamientos claros o sea, a fuerza de sudor y lágrimas y sin adornos florales para vender mejor su moto, pero creo que de estas  este tipo de mayorías no existen, porque la verdad, no le suena bien al pueblo y nos pone mucha gente en contra y lo nuestro es dar imagen de que somos seres civilizados y que no nos comemos a nadie, pero eso sí y ante todo, que todo dios nos vote. Pues yo no, yo me comería a muchos in crudo y en calentito y si me quedo solo, pues mejor. Yo no le tengo miedo a las minorías claras, le tengo más miedo a las mayorías que se camuflan de gente de bien o de seres civilizado.

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda