MI ESQUIZOFRENIA BIPOLARIZADA

 Ahora me pesa más, algo... y no puedo definir esa sensación como de angustia o de terror interno, porque yo sé muy bien lo que es la angustia y como se manifiesta física y mentalmente. Me pasé largos años abrazado a ella y eso me da un amplio y profundo conocimiento, vamos que reconozco a la angustia de lejos y da igual la máscara que se ponga, yo le he visto su cara y me conozco al dedillo como es su alma negra. Sé por donde se filtra, sé en que esquina te espera, sé su táctica de ataque y de dominio.

Pues ese algo..., lo llevo dentro, es y de momento, una suave sensación de que algo va mal por mis asuntos internos. Algo que no cuadra, algo que no encaja, algo suelto en el medio de mi alma, algo que tampoco es tanto, pues dadas mis características personales, ya era demasiado tiempo viviendo en un globo estable y confortable. Porque yo soy un ser inestable y además la estabilidad me aburre sobremanera. Quiero ser estable pero al mismo tiempo también quiero ser inestable, quiero vivir dentro de esa esquizofrenia bipolarizada.

Yo no sirvo para hacer proyectos a largo plazo, porque siempre empiezo muy bien y hasta con exceso de entusiasmo y más o menos por la mitad del proyecto yo me desinflo como un globo pinchado. Yo soy de proyectos cortos e intensos y hoy tengo uno y mañana tengo otro. Necesito variedad, necesito tener un amplio abanico de posibilidades y que todas tengan definidos sus límites y fines y así puede ser que cumpla con mis objetivos más estelares. Pero eso de ir del día a día, pero eso de currar como una hormiguita laboriosa y un poquito hoy y otro poquito, mañana, no entra dentro de mi forma de ser y de estar, de estar por la vida. Yo me lanzo y después, ya veremos lo que hago.


 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda