MI NAVE (2.015)

 Ayer se acabaron las fiestas de la temporada del verano, las últimas fiestas antes de recogernos en nuestras casas y por los siglos de los siglos y amén. Bueno, la verdad es que yo llevo recogido en mi casa todo el año, pero ese es otro problema, digamos que ese es un problema muy mío, único y exclusivo. Aunque llamarlo problema no es la palabra más justa, porque para mí no lo es y porque si quiero seguir escribiendo, tendré que hacer callo en el culo y calentar mucho la puta silla donde ahora me siento. Vamos que me encierro de motu propio y por mis santos cojones y por si acaso, por los del caballo del Espartero. ¡Qué por cojones no se quede la cosa!. Yo me encierro entre 4 paredes y dentro de unos días se van dos mis hijos a vivir afuera y heredo su estudio y entonces, ¡sí que va a ser la hostia!.

Menudo ESTUDIO me voy a montar: un sofá para mis descansos, una mesa de estudio para hacer mis deberes y tareas, un aparato de música para escuchar lo que quiero, unas buenas librerías llenas de libros para leer cuando me pete, un flexo para ver mejor, unos odiosos archivadores, el ordenador de sobremesa y libros, folios, bolígrafos esparcidos. Vamos, con ese desorden tan imprescindible, que significa que hay vida y que hay vida a raúdales. Si me voy a pasar 10 a 12 horas diarias encerrado entre 4 paredes, necesitaré crear mi pequeño universo y en el cual no pueden faltar una o dos plantas u cuatro o dieciséis y uno o dos cuadros que me digan algo. O sea que necesito tener un surtidillo de todo, de todo un poco y porque sé que en ese cuarto me voy a quemar hasta las pestañas.

Falta la impresora y ¡qué corran ríos de tinta!. Por fin y después de tres años, consigo lo que quería y después de este logro ¿qué le voy a pedir al mundo?. Pues nada, bueno sí, que el tiempo se pare, que el tiempo haga muchos tiempos muertos, que me de tiempo a escribir lo que quiero y siento y que tenga tiempo para pensar, para decidir, para soñar y para viajar conduciendo mi nave espacial y porque al final, más que un estudio, estoy construyendo mi NAVE.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda