LA GESTIÓN DEL TIEMPO


Que hago yo hablando de la gestión del tiempo, si el único tiempo que yo gestiono bien, es el de la escritura. Porque la fórmula es muy fácil: primero, desayuno con todos los honores y después, escribo. Posteriormente, preparo la comida y como y después vuelvo a escribir. Por la tarde ejerzo de taxista de alguno de mis hijos y de nuevo me siento a escribir. Ceno y sigo escribiendo. Cago y vuelvo a escribir. Y es que solo estáis ante la punta del iceberg, pues lo que de mi véis escrito y con vuestros ojos de humanos, es sólo la puntita del iceberg, pues queda el doble o el triple guardado en la guantera del coche o en mesilla de noche.
El resto de mis gestiones temporales, son un fracaso estelar. Y eso que tengo un método un tanto inconsistente, pero al fin y al cabo, es un método y un método vale para todo, es media vida, es la hostia bendita, es la rehostia elevada al cuadrado. Oye hijo mío, en esta vida tienes que ser metódico y ordenado, eso me decía mi madre día sí y día también. Aunque hay una pequeña diferencia entre tener un método y ser metódico y esa es en que en una, se aplica el método y se hace y en la otra, en teoría aplicas el método pero no siempre se cumple.
Pues nada que mi método de mierda consiste en varios puntos:
- Uno, que tienes que hacer memoria de todo y porque sabes por experiencia, que se te olvidan muchas cosas por el camino.
- Dos, que tienes que escribir por lo menos tres veces al día las tareas pendientes y a intervalos regulares, por ejemplo a cada hora.
- Tres, te pones a priorizar y así vas deshojando las prioridades como una margarita, esto es importante y esto puede ser una mierda que muchas veces, no sirve de nada.
- Cuatro, después de tanto lío que te has montado, entre tanta tarea pendiente, entre tanta memoria y entre tantas putas prioridades, llegas a un estado de confusión parecido al coma. Y ahí entra un punto importante en la gestión del tiempo, una buena ducha y de paso, te quitas la mierda de encima. Y después de la ducha, vuelta anotar, pero ésta vez al libre albedrío o sea lo primero que te venga a la cabeza es lo que anotas primero y como mucho debes anotar tres cosas y porque si no te volverás a perder.
- Quinto y último, sólo tres tareas, porque no vas hacer más, tres porque eran tres los hijos de Elena, tres por eso de la Santísima Trinidad, tres por el Tres en Uno, tres porque yo tengo tres hijos y además porque me sale de los cojones que sean tres y punto y pelota.
Otros prefieren, cuatro o cinco o dieciséis...pero ese ya no es mi problema.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda