¡Y QUE PENA DE PUEBLO!.

En mi Pueblo hay ciegos que venden cupones que no venden los propios ciegos, y son más bien vendidos por golosos del merengue relleno de dulce de leche y que solo ven un poco nublado (la única relación que tienen con la vista) cuando hay nubes bajas o cuando han entrado en coma diabético (que a veces, les pasa). También hay Munipas o Pasmas Locales de Es Castell, que son conocidos en todo el mundo por su sagacidad para resolver los grandes casos que a su vez, nadie es capaz de solucionar y por eso están en lista de espera. En realidad en este pueblo medio perdido en mitad del mar Mediterráneo nunca ocurren casos importantes y porque sino iríamos de culo y sin frenos. Y hay un alcalde Pepero (era en 2.015 y ahora en el 2.024, está repitiendo) que al parecer va a seguir en el mismo sillón o poltrona (cosa que véis ya vaticinaba en el 2.015) y el gran problema ya no es él, qué también, sino que por detrás arrastra a toda una pandi de infumables peperos todos fachas. Y ¡qué pena de vida!, y ¡qué pena de historia!...y sobre todo ¡y que pena de pueblo!.



















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Julia Uceda